• Héctor González

La Lucha Palestina

Las últimas semanas han sido marcadas por una escalada de la violencia entre Israel y los manifestantes palestinos. Bombardeos, víctimas civiles y enfrentamientos sangrientos en las calles han capturado la atención del mundo. Recientemente Tel Aviv echó más leña al fuego cuando un tribunal israelí ordenó el desalojo de 28 familias palestinas de Sheij Jarrah, un pequeño distrito arabe de Jerusalén Este. Estas familias han vivido en esa localidad desde 1956, tras huir de Jerusalén Oeste. Jordania, que en aquel entonces ejercía el control sobre Cisjordania, alojó a los refugiados palestinos en la zona, pero no les dio documentos que confirmaran su derecho a las viviendas. Como consecuencia, décadas después Israel, que ahora controla grandes territorios de Cisjordania, usa este pretexto para expulsar a los palestinos de sus casas. La ONU llamó a Israel a detener esta acción y cumplir con el derecho internacional. Sin embargo, Israel no detiene sus planes, mientras que el fallo del tribunal israelí sigue vigente.

En los enfrentamientos en Jerusalén Este los israelíes usaron cañones de agua, granadas paralizantes y otras medidas opresivas. Los violentos choques hicieron que la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar mas sagrado en el Islam, prohibiera la entrada de los hebreos. El 10 de mayo las fuerzas de ocupación se introdujeron en la mezquita y empezaron a dispersar a los creyentes. Estos hechos enfurecieron a los árabes y resultaron en disturbios violentos. El próximo día más de 600 palestinos resultaron heridos tras los choques. Mientras tanto, el movimiento islamista Hamás, que ejerce el control sobre la Franja de Gaza, lanzó misiles contra el territorio israelí. Israel, a su vez, bombardeó la franja y mató a al menos 20 personas. Israel no descarta realizar una invasión terrestre en Gaza para tratar de detener el lanzamiento de misiles contra su territorio por parte de Hamás.

Los palestinos, por su parte, proclamaron su primera intifada, una rebelión popular masiva, contra Israel en 1987. Esta duró hasta 1993. A esta le siguió una época de relativa paz entre ambas partes que duró hasta el año 2000 cuando los palestinos lanzaron la segunda intifada que concluyó en 2005. Desde hace años los palestinos tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania hablan de la tercera intifada, pero todavía no ha habido un catalizador para una nueva rebelión.

Para Israel la expansión territorial siempre ha sido uno de los pilares de su existencia como Estado. Precisamente por eso persigue una política de expansión agresiva en la región, lanzando varias invasiones militares e incursiones en los territorios palestinos, Egipto, Siria, y el Líbano a través del curso de su existencia. El reciente caso de las familias palestinas en Jerusalén Este exacerba una situación ya volátil. Israel no tiene previsto detenerse y busca nuevos asentamientos para sus colonos en lo que queda de las tierras palestinas. El estado actual de las cosas se ve agravado también por el hecho de que los enfrentamientos ocurren durante Ramadán, el mes más sagrado para los musulmanes.

Lo que hemos visto en Palestina desde la creación del estado de Israel en 1948 es el robo de tierras, secuestros, encarcelamiento de de disidentes, asesinatos masivos, destrucción de comunidades enteras, limpieza étnica, guerras de agresión, ocupación militar, entre otros. Un gobierno liderado por corruptos y genocidas que pretenden destruir el legado milenario del pueblo palestino, sean cristianos o musulmanes, para servir su propio fin. La lucha Palestina es la de todos los pueblos oprimidos y por ende de los hombres libres. Desde la Juventud Nacional declaramos nuestro apoyo y solidaridad total con el pueblo palestino. Quisiera concluir con una frase del gran poeta Ezra Pound, que me parece apropiada para la situación.


“Más grande que el amor a la libertad, es el odio a quien te la quita.”


¡Viva Palestina Libre!


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo