top of page
  • Antonio Campos Bascarán

Fe religiosa, la patria, y la vida de Santa Juana de Arco: inspiración de valor y sacrificio


“Fue una doncella de dieciséis años llamada Juana de Arco la que salvó a Francia cuando fallaba el valor de los hombres.” -don Pedro Albizu Campos 1


Santa Juana de Arco fue sin duda una joven inspiradora. La adolecente francesa vivió

en el siglo XV en medio de la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia. Siendo ella

una joven devota católica, afirmó recibir de Dios el llamado para liderar, en nombre del rey, a los ejércitos franceses para combatir a los ingleses que amenazaban con dominar su nación y estaban por ganar la guerra. Lograron los franceses victorias bajo su liderato, hasta que Juana fue capturada por sus enemigos. Acabó siendo juzgada por miembros del clero francés favorables a la causa inglesa y, para servir sus intereses políticos, fue condenada a muerte en la hoguera el día 30 de mayo de 1431. La lucha de Santa Juana de Arco, pese a su ejecución, valió la pena para Francia, que años después ganó la guerra.


Su figura es motivo de admiración por muchos entusiastas de la historia universal. El

hecho de que una joven se hubiera atrevido a participar en batalla en un contexto histórico donde tal práctica no era común entre las damas es en sí un hecho capaz de conmover incluso a los que no compartan la fe católica. Su vida llama particularmente la atención del autor por el siguiente motivo: demuestra una conexión entre la fe católica y la lucha por liberar a la patria de una nación enemiga. Buscamos reflexionar sobre su vida y cómo la lucha por la patria puede ser válida dentro del catolicismo. Basaremos nuestra reflexión en un recomendable e informativo libro sobre la Santa Juana de Arco, en el que también basamos la mayor parte de nuestra breve reseña biográfica sobre su vida. Fue escrito por la autora católica y argentina Marie de la Sagesse Sequeiros, SJM, y su título es Santa Juana de Arco: reina, virgen y mártir. Primer estudio documental en español a la luz de sus procesos. La historiadora redacta su libro basándose principalmente en los documentos relacionados al caso de Juana de Arco. Los documentos de su juicio, a base de la información sometida por ella misma y los testigos, sirvieron como referencia para que la autora describiera la vida de la santa. Otros documentos relacionados a la revisión del caso sirven para exponer toda la injusticia cometida contra ella y reivindicar su figura en el ámbito religioso y político. Las conclusiones a las que llega de la Sagesse Sequeiros basadas en los procesos estudiados hacen de su obra un medio que busca exponer y dejar claro el carácter divino de la misión de esta santa.


La autora cree que santa Juana de Arco sirve para recordarle al mundo el carácter

religioso de la política, que debe seguir los designios de Dios. Explica, en la conclusión de su libro, que en el cumplimiento de estos designios desempeñan un papel especial las naciones. Permite Dios la existencia de las naciones porque para cada una de ellas tiene una misión reservada, que debe ser libremente aceptada por ellas y que no deben rechazar sin tener en cuenta las consecuencias. Sirven así las naciones para el fin mayor de Dios, que es la salvación de los hombres. Santa Juana de Arco, nota acertadamente la historiadora, demuestra fidelidad a Dios a través de la lucha por su patria francesa, para la cual Dios ha dispuesto una misión providencial que sería incapaz de cumplir si desapareciera.2


¿Cuál es esa misión, que según la información provista en el libro, fue confiada a Francia y de qué manera concreta Juana de Arco contribuye a esta? Le invitamos a leer el libro para que comprenda todos los detalles y pueda apreciar el trabajo de la autora.* Por otro lado, la historia de Santa Juana de Arco, contada por muchos de generación en generación a través de los siglos, es como un patrimonio de la humanidad. Como tal, es como si nos perteneciera a todos y puede ser justo hacer una reflexión sobre la misma utilizando como referencia las conclusiones de un libro informativo tan bien redactado y tan impresionante como el escrito por de la Sagresse Sequeiros.


La breve vida de santa Juana de Arco fue y será un hecho trascendente en nuestra

historia, porque conecta de manera directa la lucha por la patria y la fe en Dios. Inspirará no solo a los patriotas católicos franceses, sino a los patriotas católicos del mundo entero a luchar por las causas legítimas de sus respectivas patrias. Su vida de valor y sacrificio por Dios y por la patria llegó incluso a conmover al destacado católico y patriota puertorriqueño don Pedro Albizu Campos.


No hemos recibido nosotros hoy, ni la mayoría de los patriotas del mundo, una revelación divina ordenándonos a la lucha por la libertad de nuestra patria frente a potencias extranjeras. No tiene que ser esto necesario, sin embargo, porque la fe religiosa y un sano patriotismo no se oponen dentro del catolicismo. Están llamados los cristianos, por virtud de piedad o amor filial, a amar a su patria como manifestación de honra a sus ancestros y a servirla para asegurar el bien común temporal que facilita la vida buena necesaria para la salvación eterna.3Este bien común temporal es a veces amenazado por enemigos externos e internos que deben resistirse, a veces recurriendo a las armas en casos extremos y ejerciendo el derecho de la guerra justa cuando los medios pacíficos resultan agotados.


Los católicos patriotas tenemos en santa Juana de Arco una modelo, mujer siempre fiel a Cristo, o Dios hecho hombre, y a Su Iglesia Católica, que fue capaz de entregar su vida con

espíritu de valor y sacrificio en defensa de su patria. Confiando en Dios, ella no fue esclava del miedo ni de la duda y supo cumplir su misión religiosa y patriótica. Valientemente y junto a sus hombres enfrentó en la guerra a los enemigos de su patria, exponiéndose por una causa justa al peligro de lesión y de muerte. Sus enemigos acabaron apoderándose de ella y se creyeron triunfantes, pero ella, poniendo su confianza en el Señor, no se sometió a sus dictámenes arbitrarios y pudo aceptar primero la muerte antes de ser infiel a la misión que, según creía, el Señor le había dado. Sus verdugos asesinos no tuvieron la última palabra, pues, aunque acabaron con su vida, no pudieron acabar con su legado: la libertad para Francia.


La vida de santa Juana de Arco constituirá siempre un ejemplo de valor y sacrificio,

necesarios según Albizu Campos para preservar la patria. Entendemos por esto que incluso los patriotas que no sean católicos podrán ser capaces de admirar su figura e inspirarse con su vida. Pero a pesar de que su conmovedora historia inspirará a católicos y no católicos,

franceses y no franceses, opina este servidor que precisamente por su carácter religioso y por su lucha por su país la vida de esta santa joven tiene mucho que decirle a nuestra nación católica puertorriqueña, que desde la invasión extranjera de hace un siglo sufre de un coloniaje injusto. Además de servir como recordatorio del carácter religioso de la política, la vida de santa Juana de Arco analizada por de la Sagresse Sequeiros nos debe recordar que nuestra nación tiene también una misión por cumplir. Pedro Albizu Campos, tal vez por su pensamiento religioso, lo reconocía y por eso decía: “Puerto Rico tiene que jugar su papel en la historia y tiene que ser libre para poder mirar de frente hacia la posteridad.”4


Si fue justo que santa Juana de Arco llamase a la lucha para liberar a Francia del dominio de Inglaterra cuando fue necesario, así también podría ser justo para nosotros los católicos patriotas puertorriqueños exigir la libertad de nuestra patria y la independencia que consideramos necesaria para cumplir la misión de nuestra nación y para no perder nuestra personalidad nacional distintiva. Esperamos, como ella, ser primero fieles a Dios y a su religión para confiar en Él y esperamos poder lograr, si así lo dispone la Providencia Divina, la añorada independencia de Puerto Rico, nuestra patria y nación.


* El autor de este artículo no tiene relación alguna con la autora del libro citado ni su casa

publicadora.


1. Fragmento de discurso pronunciado en la ciudad de Vieques según una reseña del periódico El Mundo escrita el 15 de noviembre de 1930 y titulada “Se constituye la primera sección de mujeres del Partido Nacionalista”.Tomado de Pedro Albizu Campos: Vida y Pensamiento. Escritos y Reseñas Políticas, 1930, p. 17.


2. Otros intelectuales católicos han expresado ideas similares sobre las naciones. Ramiro de Maeztu en su Defensa de la Hispanidad parece explicar que parte de la justificación del patriotismo es la necesidad de las naciones por cumplir una misión histórica. También Rafael Breide Obeid hace alusión a esta idea en un escrito titulado: “El Concepto Cristiano de la Patria en el Pensamiento de Alberto Caturelli”, que incluye en el capítulo quinto de su libro “Política y Sentido de la Historia”. Recordamos que sobre estos asuntos es necesario revisar y estudiar la enseñanza oficial de la Iglesia para saber discernir y evitar confundirla con lo que podría ser una opinión de un teólogo o intelectual católico.


3. Algunas fuentes católicas identifican el patriotismo con el cuarto mandamiento de honrar a los padres en base a los escritos de Santo Tomás de Aquino. Este santo también identifica la vida buena con la que conduce a la salvación y Julio Meinvielle hace referencia a una cita suya al respecto al inicio de su “Concepción católica de la política” (pp. 17-18).


4. Por el momento, al menos, no emprenderemos la tarea exhaustiva de revisar los libros de escritos y discursos de Albizu para intentar encontrar el origen de esta famosa cita, pero la misma aparece en una lista compilada en este enlace: https://ligadepatriotas.org/articulos/frases-celebres-de-don-pedro-albizu-campos.html


Referencias:

Pedro Albizu Campos: Vida y Pensamiento. Escritos y Reseñas Políticas, 1930. Editado por

Ángel R. Villaniri y Juan E. Hernández Cruz. Publicado por Editorial de Educación Política

(aparentemente ligado al Partido Independentista Puertorriqueño).


Santa Juana de Arco: reina, virgen y mártir. Primer estudio documental en español a la luz de

sus procesos. Escrito por Marie de la Sagesse Sequeiros , SJM. Ediciones KATEJON. Publicado en el 2018.


Concepción Católica de la Política. Autor: Julio Meinvielle. Copia escaneada y digitalizada de la 3ra edición (1974).

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page